De la Cuna a la Cuna en los Cenotes.

El camino de la Eco efectividad.

Eco eficiencia  significa “hacer más con menos”, un precepto que en términos ecológicos no es nada aconsejable, puesto que, aunque es un concepto aparentemente admirable, incluso noble, no es una estrategia de éxito a largo plazo, porque no va suficientemente a las raíces. Ser eficientes desde dentro del mismo sistema tan sólo ralentiza el problema, aunque se pongan prescripciones morales y medidas coercitivas. Con el actual concepto de eco eficiencia no se puede salvar el medio ambiente, ya que supone apoyar que la industria acabe con todo, de forma callada, persistente y completamente
El termino eco eficiencia significa reducir, reutilizar y reciclar.
En nombre de la eco eficiencia se ha propuesto limitar la cantidad de emisiones peligrosas. Sin embargo, al ritmo actual, puede ser que no sea suficiente para evitar las desastrosas consecuencias para los ecosistemas.  Reutilizar residuos por parte de algunas industrias es encomiable, pero no evita la propia toxicidad de los mismos durante su manipulación. En muchos casos, esta “reutilización” tan sólo sirve para trasladar el problema de un sitio a otro.
Debemos admitir que nuestro mundo sobrevive con diseños que son destructivos y poco inteligentes. Podemos promover normas, pero en realidad –como lo demuestra la “compra venta de emisiones” propuesta por el propio Protocolo de Kioto– no hacemos más que legalizar licencias para dañar. Este permiso puede autorizar que una papelera en el sudeste asiático pueda verter productos clorados a las aguas, provocar enfermedades a la población local y destruir los ecosistemas, estando dentro de la legalidad.
Evidentemente, la  eco eficiencia aplicada a una vivienda permite ahorrar energía, gracias al aislamiento en paredes y ventanas, reduciendo así la carga sobre los sistemas de aire acondicionado del edificio para su refrigeración, y por ende disminuyendo la cantidad de energía utilizada proveniente de combustibles fósiles. Pero no parte de la idea clave, que está en el diseño mismo de la propia vivienda.  
La diferencia entre un edificio eco eficiente y la eco efectividad es la que existe entre una vivienda iluminada con bombillas fluorescentes compactas de bajo consumo (porque tiene ventanas pequeñas, está mal orientada, etc.) y la que ha sido diseñada para que sea soleada, repleta de luz natural y aire fresco, en definitiva, agradable para vivir.  La eco eficiencia no cuestiona las prácticas y métodos básicos que hasta ahora han contribuido a degradar el planeta, aunque gracias a la misma lo hagamos más despacio.
La eco efectividad es un nuevo paradigma para el diseño de nuestro mundo. Un diseño que abarca desde la  visión del objetivo inicial hasta el producto o sistema que lo compone, hasta considerar la totalidad. En realidad, la perspectiva eco efectiva es una innovación tan extremada que provoca algo completamente distinto a lo ya conocido. No propone soluciones necesariamente radicales, sino un cambio de perspectiva. Una nueva perspectiva que debe seguir y conservar los ciclos de la naturaleza y que debe verse no tanto como una disciplina, sino como una declaración de compromiso. El concepto De la Cuna a la Cuna significa:

• Construcciones que, al igual que los árboles, produzcan más energía de la que consumen y depuren sus propias aguas residuales;
• Reciclado del agua.
• productos que, una vez finalizada su vida útil, no se conviertan en basura inútil, sino que puedan ser devueltos al suelo para que se descompongan y se conviertan en alimentos para plantas y animales y en nutrientes para la tierra; o, en caso contrario, que puedan ser reincorporados a los ciclos industriales para proporcionar materias primas de alta calidad para nuevos productos;
• materiales por valor de miles de millones, incluso de billones de dólares, recuperados anualmente para usos humanos y naturales;
• medios de transporte que mejoraran la calidad de vida al tiempo que distribuyen productos y servicios;
• un mundo de abundancia y no uno de limitaciones, polución y desechos.

§  De la cuna a la cuna es un concepto por el cual se utilizan solo materiales que son biodegradables.

Quiere decir que se trata de evitar  materiales que contaminan una vez que se dejan de utilizar. 

Un material biodegradable es la madera la cual se utiliza y una vez que termina su ciclo vuelve a la naturaleza en forma natural.

También para obtener dicha madera no es necesario cortar nuevos árboles sino que se pude utilizar la madera de árboles caídos por los huracanes pasados así como reutilizar madera de otras construcciones en desuso.
También en este concepto entran los productos que no contaminan el manto freático como por ejempló los repelentes ecológicos y la no utilización de productos que contaminas el manto freático como son la lociones 
solares. Uso de baterías recargables y su posterior reciclaje en un centro especializado. Nuevamente aquí
Cenotes Labnaha obtiene 10 puntos en protección de Flora y Fauna, 10 puntos en infraestructura de bajo impacto ecológico por el uso de materiales biodegradables en sus construcciones, utilización del 100 por ciento de la energía que consume a través de energías renovables, uso de baterías recargables y por seguir el principio de La Cuna a La Cuna en sus construcciones. Cenote Espíritu de la Selva obtiene 10 puntos en infraestructura de bajo impacto ecológico por la utilización de materiales biodegradable en sus construcciones y Dos Ojos 5 puntos.                                                                   

 

Aquí pueden ver un documental  sobre el impacto medio ambiental que nosotros los seres humanos realizamos diariamente con nuestra forma de utilizar los recursos naturales y la contaminación ambiental que provocamos.  

 

 

 El futuro de los Cenotes tambien esta en peligro, debido al efecto nocivo de la contaminacion.